QUÉ ES PARA MÍ, LA OSTEOPATÍA CRÁNEO-SACRO.

Publicado en por Benitopendulo.es

QUÉ ES PARA MÍ LA OSTEOPATÍA CRÁNEO-SACRO.

 

 Dicen los que saben de esta historia que  el americano Dr. Andrew Taylor  Still (1828-1917) fue el que dio los primeros pasos en estas técnicas. Por medio de J. M. Littlejohn llega a Europa,  fundándose la primera escuela  de osteopatía en Inglaterra en 1917. Otros como  William Garner y Sutherland (1873-1954) siguieron dando a conocer estas técnicas Americanas “la osteopatía cráneo sacro”

En qué consiste este método

Este método es definido como el mecanismo respiratorio primario (MRP).

PRIMERO: Movimiento inherente del cerebro y la médula espinal.

SEGUNDO Fluctuación del líquido cefalorraquídeo.

TERCERO: Movilidad de las membranas intracraneales e intra-espinales.

CUARTO: Movilidad de los huesos del cráneo.

QUINTO: Movilidad del sacro, entre los huesos de la pelvis.

El encéfalo tiene unos movimientos fisiológicos propios de su mecanismo funcional.

El líquido cefalorraquídeo es producido por los hemisferios cerebrales, a través de los plexos  coroideos que se encuentran en el techo del tercer ventrículo mayoritariamente y   llegan al  cuarto ventrículo, desde allí va al espacio subaracnoideo, a través de los agujeros de Monro.  Tiene unos llenados y vaciados con su correspondiente  producción de líquido. Estos movimientos son los que hacen el mecanismo cráneo-sacral. Se reabsorbe a través de las vellosidades aracnoideas. La producción viene siendo de 0,35 mililitros por minuto. El volumen normal en adultos es de 100 a 150 mililitros, se cree que cada 6-7 horas es renovado.

 

La meninge  dura madre: es, desde mi punto de vista, la que coordina   las estructuras intra-craneales en sus posición anatómica,  protege todo el sistema nervioso central (SNC)  envuelve  y protege los nervios craneales y en la parte endocraneal es la que mantiene y hace las divisiones del encéfalo.  La hoz del cerebro separa los hemisferios cerebrales, la tienda del cerebelo diferencia  y divide  otras partes del encéfalo, y no en vano llega hasta las últimas vertebras del coxis. Y no en vano es una membrana  inelástica, no cede, y, si cede de una parte, aumenta en otra parte.   

Sólo las personas que conocen la anatomía de las meninges, y muy en particular la de la dura madre, son las personas que pueden entender hasta donde las micro-presiones en los huesos de la cabeza y de la cara pueden corregir las muchas descoordinaciones que se pueden producir por las micro-tensiones intra-cráneales en dichos huesos.

Por poner un ejemplo, sólo las personas que saben de la anatomía de la duramadre pueden entender que determinada tensión puede obstaculizar la información que llega desde el hipotálamo a través de su sistema portal, a la hipófisis. Lo mismo que determinadas tensiones pueden alterar  la información de la hormona hipofisaria con las glándulas suprarrenales. Por no hablar de las pequeñas o grandes alteraciones que se pueden producir en cualquiera de los núcleos hipotalámicos por las micro-descoordinaciones por las tensiones  en estos núcleos.

La mayoría de los desprendimientos de retina, por poner un ejemplo, son por alteraciones en los frontales, por la alteración del núcleo supra óptico del hipotálamo.  Por no hablar del quiasma óptico. El núcleo paraventricular  lleva la información a través de las aferencias a la hipófisis mediante la vía del tracto hipotalamo-hipofisario   que transporta la vasopresina hormona anti diurética  (ADH). El vértigo y las migrañas son las patologías que más dejan ver las descoordinaciones de las tensiones intracraneales. 

Sólo las personas que entienden este complejo sistema, se pueden hacer una idea de las consecuencias de dichas alteraciones  en las muy  diversas formas en las que se pueden producir y dar origen a que muchos sistemas y aparatos del organismo tengan sus alteraciones funcionales alteradas por disminución o aumento  de enzimas, hormonas, enlaces bioquímicos de oligoelementos, vitaminas, minerales, aminoácidos tanto los esenciales como los no esenciales, son los responsables del 95%  de los problemas de salud.

Pero la osteopatía llega mucho más lejos: no sólo por la descoordinación de las tensiones intracraneales, que ya es mucho, de hecho  son las causantes de dichas anomalías  en las muy diversas alteraciones metabólicas, endocrinas, que   son funciones casi directas desde este tan desconocido encéfalo,  si no que estas alteraciones descordinan funciones muy importantes a nivel interno, problemas hepáticos, renales, digestivos, vías respiratorias…

A nivel externo: además estas alteraciones son de gran importancia en los músculos  y los huesos, musculo-esquelético por la  movilidad del sacro y la pelvis.

La mayoría de los pinzamientos  lumbares son debidos a la asimetría de las tensiones de la duramadre y de los músculos paravertebrales, esta asimetría origina las diferentes tensiones en un lado de la columna y esta acaba produciendo presión sobre un lado de los discos intervertebrales con lo que la presión del núcleo pulposo,  con el tiempo, acaba herniando el disco intervertebral.   Le aseguro que el 95% de las hernias discales que se producen en las personas con una vida sedentaria, este es el motivo que da origen  a dichas hernias discales. Cuando las tensiones de la duramadre y los músculos vuelven a su normalidad con dichas técnicas de la osteopatía, la presión en el disco intervertebral disminuye y mucho, el dolor y las molestias en la mayoría de las personas también disminuyen.  Muchas personas dicen que se puede volver a unir el disco herniado, esto no es posible ya que es muy difícil, primero  porque el disco siempre está con tensión producida por el movimiento, además  el tejido de los discos, son tejidos semiblandos por lo que no es posible la osificación.

Una hernia discal es muy difícil que, aunque estén bien  las tensiones, vuelva a cerrar, ya que el disco siempre está en constante movimiento. Le aseguro que yo ayudo más hoy a las personas  con dichas técnicas que cuando daba Quiromasaje  de columna, la mayoría de los síntomas que se producen en la columna vertebral son  o de problemas internos o  tensiones  de dichos músculos y de la duramadre, así como por los órganos internos, próstata, matriz, digestivo, etc.

Conclusión: para valorar estas técnicas lo mejor es comprobarlo en uno mismo, yo llevo años haciéndome esas comprobaciones,  es la mejor forma de valorar los diferentes síntomas de  las distensiones o  las tensiones intracraneales, son las que dan la recuperación  de los problemas según lo que necesite cada patología.

Es la única forma de comprobar los síntomas, los problemas de salud  van y vienen, muchas personas dicen “lo mismo que vino se me fue”, no, lo que ha pasado es que dentro de las micro tensiones  de los huesos, estas tensiones por pequeños golpes en la cabeza se han normalizado, si hubiese ocurrido lo contrario se hubiese aumentado el problema y cada vez el problema va a más.

Es más después de tocar y tocar  muchas cabezas,  muchas patologías se deducen por la micro-asimetría de los biselados de los huesos del cráneo. Yo  creía que a años luz está la ciencia,  pero ahora cada día creo más que la ciencia lo sabe todo, pero los sistemas impuestos por los grandes del poder,  son los que limitan muchas cosas, que por unas  cosas u otras no conviene  decir que existen, y claro, siempre estarán los nervios, el estrés, a  los que mayoritariamente se les atribuye los muchos problemas de salud. Y si no se normalizan os nervios, no se preocupe, siempre está la que más manda, la farmacología. Hoy afortunadamente se puede analizar cualquier tejido,  así como las muy diferentes formas de analizar en plasma los diferentes cambios. Si usted a leído la sección de los problemas que trato, yo era uno de los que creía que la mayoría de las recuperaciones que yo hacía eran porque las personas tenían problemas sicológicos, o como les llaman muchas personas, problemas sicosomáticos. La realidad que la mayoría de los problemas no genéticos se pueden corregir o ayudar y mucho en la mejoría de la funcionalidad del o de los órganos a los que corresponde. Es una realidad comprobada en analíticas y muchos síntomas donde la ciencia no tiene solución y dicen todo está bien. No siempre que hay un síntoma hay un problema.

Denis Brooks: ya lo dejó casi ver un una pequeña pero muy interesante obra, Osteopatía Craneal, 1981. Esta pequeña obra deja ver los muy diferentes movimientos endocraneales,  así como las muy variadas influencias en los muy variados sistemas y aparatos del organismo. 

 

 re-7x5.jpg

Comentar este post